4 síntomas de una mala bomba de inyección secundaria (y costo de reemplazo)

4 síntomas de una mala bomba de inyección secundaria (y costo de reemplazo)

Los vehículos de hoy vienen cargados con una cantidad significativa de componentes sofisticados, muchos de los cuales están diseñados para reducir la huella de carbono de un vehículo.

¿Busca un buen manual de reparación en línea? Haga clic aquí para las 5 mejores opciones.

Esto, por supuesto, fue requerido por la implementación de estándares de emisiones nuevos y muy estrictos durante las décadas de 1970 y 1980. Los fabricantes de automóviles se vieron obligados a lograr el cumplimiento, bajo la amenaza de fuertes multas.

Uno de esos componentes relacionados con las emisiones con el que podría o no estar familiarizado es una bomba de inyección de aire secundaria. Este dispositivo especial bombea flujo de aire adicional a través del escape de su vehículo en los momentos inmediatamente posteriores al arranque, en un intento por neutralizar aún más las emisiones nocivas.

Sin embargo, como cualquier componente mecánico, la bomba de inyección de aire secundaria de un vehículo es propensa a fallas eventuales debido a la edad y al desgaste normal.

La falla de esta bomba suele ir acompañada de una serie de síntomas, muchos de los cuales varían en gravedad. Comprender cada uno de estos síntomas puede resultar valioso al intentar diagnosticar el problema en cuestión.

Siga leyendo para obtener más información sobre los síntomas asociados con una bomba de inyección de aire secundaria defectuosa, así como los costos asociados con la reparación de dichos problemas.

¿Qué es una bomba de inyección de aire secundaria?

Los vehículos de hoy cuentan con una bomba de inyección de aire secundaria especial, que dirige el flujo de aire hacia el flujo de escape del vehículo. Esto se hace para compensar la condición naturalmente rica que se crea durante el arranque del motor.

Esta bomba funciona durante aproximadamente 30 a 120 segundos después de la puesta en marcha y funciona con una solicitud eléctrica del ECM/PCM del vehículo.

Este flujo de aire adicional se utiliza para neutralizar aún más las emisiones nocivas de un vehículo, especialmente junto con condiciones de operación extremadamente ricas. La presencia de este aire fresco ayuda a convertir el monóxido de carbono en dióxido de carbono y los hidrocarburos en agua de condensación. Esto, a su vez, reduce drásticamente la huella de carbono de un vehículo.

La operación de la bomba de inyección de aire secundaria es monitoreada por los sensores de O2 del vehículo. Estos sensores perciben la activación de la bomba de inyección de aire secundaria de un vehículo como una condición pobre y se transmiten al ECM/PCM del vehículo. La falta de respuesta del sensor de O2 al acoplamiento de la bomba de inyección de aire secundario generalmente se identifica como una condición de falla, lo que resulta en la iluminación de una luz de control del motor.

Dentro del circuito de la bomba de inyección de aire secundario también se incluye un solenoide de aire, un relé, una válvula de retención y varias líneas de vacío. Una falla de cualquiera de estos componentes vitales puede resultar en una falla total o parcial del sistema.

Síntomas defectuosos de la bomba de aire secundaria

Una bomba de inyección de aire secundaria defectuosa suele ir acompañada de una serie de síntomas adicionales, muchos de los cuales varían significativamente en gravedad. Aquellos que reconocen estos síntomas a menudo pueden diagnosticar rápidamente el problema en cuestión, restaurando así su vehículo a una condición de funcionamiento adecuada en poco tiempo.

Los siguientes son los síntomas más comunes asociados con la falla de la bomba de inyección de aire secundaria.

#1 – Verifique la luz del motor

comprobar la luz del motor

Uno de los síntomas más obvios de una bomba de inyección de aire secundaria defectuosa es la iluminación repentina de la luz de control del motor de un vehículo.

Esto ocurre cuando el ECM/PCM de un vehículo no registra una condición pobre durante el acoplamiento de la bomba de inyección de aire secundaria. El resultado típico es el almacenamiento de un código de falla P0410 o P0411 activo.

#2 – Ralentí errático

ralentí del motor áspero

En muchos casos, la falta de funcionamiento de la bomba de inyección de aire secundario hará que el motor de un vehículo funcione en ralentí de forma errática. En ciertos casos, el ralentí de un vehículo se reducirá a RPM más bajas, lo que a su vez hará que el motor tartamudee o incluso se detenga por completo.

Esto se debe a los impactos obvios que la inyección de aire secundario, o la falta de ella, tiene en la retroalimentación del sensor de O2.

#3 – Rendimiento reducido

Razones y causas de que el coche no acelere

El desempeño general de un vehículo también puede verse comprometido con la falla de una bomba de inyección de aire secundaria. En la mayoría de las circunstancias, este rendimiento reducido se observará como una evidente falta de potencia durante la aceleración.

La gravedad de este síntoma puede o no empeorar con el tiempo.

#4 – Prueba de emisiones fallida

La falla de la bomba de inyección de aire secundaria de un vehículo también puede hacerse evidente durante las pruebas de emisiones exigidas por el gobierno.

Esto se debe al hecho de que la salida de escape de un vehículo tiende a ser mucho más rica en el arranque, en ausencia de un circuito de inyección de aire secundario que funcione correctamente.

¿Qué puede causar que la bomba falle?

Una bomba de inyección de aire puede fallar por varias razones y, como resultado, causar una serie de problemas secundarios. Las más comunes de estas razones son las siguientes.

#1 – Pobre entrega de energía/tierra

Una resistencia inusualmente alta dentro de los circuitos de alimentación o tierra de una bomba de inyección de aire secundaria a menudo puede resultar perjudicial.

Esto se debe al hecho de que la bomba en cuestión se ve obligada a trabajar más, generando calor adicional, cuando intenta operar con un suministro eléctrico o de tierra marginal.

#2 – Sistema de vacío comprometido

Las fugas y bloqueos del sistema de vacío también resultan contraproducentes para el buen funcionamiento de la bomba de inyección de aire secundario. Cualquiera de estas condiciones puede hacer que una bomba de esta naturaleza tenga problemas, lo que aumenta el desgaste con el transcurso del tiempo.

#3 – Contaminación del agua

Con el tiempo, el agua puede infiltrarse en el sistema de escape de un vehículo y, por lo tanto, llegar a varios lugares menos que ideales. En ciertos casos, esto incluye la carcasa de la bomba de inyección de aire secundaria de un vehículo.

La contaminación con agua de este tipo es la causa principal de la corrosión, lo que reduce efectivamente la vida útil de la bomba de inyección de aire secundaria de un vehículo.

#4 – Edad

En algunos casos, la bomba de inyección de aire secundaria de un vehículo fallará simplemente porque ha llegado al final de su vida útil.

Como cualquier componente mecánico, los componentes de inyección de aire secundario están sujetos al desgaste normal. Como resultado, las bombas viejas de esta naturaleza fallan ocasionalmente.

¿Se puede conducir sin una bomba de aire secundaria?

conductor tranquilo

Técnicamente hablando, puede conducir sin una bomba de inyección secundaria. Sin embargo, no se recomienda hacerlo.

Esto se debe al hecho de que una bomba de inyección secundaria defectuosa puede causar una serie de problemas relacionados con la capacidad de conducción, la mayoría de los cuales pueden variar significativamente en gravedad según el caso.

Una bomba de inyección secundaria que no funciona puede hacer que el motor de su vehículo responda de manera errática a la entrada del acelerador, especialmente bajo carga pesada. También se puede esperar encontrar una cierta cantidad de petardeos al operar su vehículo con una bomba de inyección de aire secundaria defectuosa o inoperable.

A los automovilistas también les puede resultar imposible obtener la licencia de su vehículo en estados o condados con pruebas de emisiones obligatorias cuando intentan operar con una bomba de inyección de aire secundaria defectuosa. Esto se debe al hecho de que esta condición a menudo hace que un motor funcione excesivamente rico en el arranque.

Costo de reemplazo de la bomba de inyección de aire secundaria

Al igual que con cualquier reparación, el costo exacto asociado con el reemplazo de la bomba de inyección de aire secundaria varía significativamente de un modelo de vehículo a otro. Esto se deriva de muchas variables, incluida la cantidad de tiempo de mano de obra necesaria para completar dicha reparación, así como las variaciones en el costo de una bomba de aire de reemplazo en particular.

Sin embargo, el costo promedio para reemplazar la bomba de inyección de aire secundaria a menudo cae dentro de un rango general. Este rango generalmente oscila entre $ 250 y $ 450, y en algún lugar en el estadio de béisbol de $ 325 sirve como promedio relativo.

Una vez más, el precio real para completar dicha reparación reflejará la complejidad del trabajo en cuestión, quién trabaja en él, así como el precio de las piezas en sí.

Calificar

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Seguro vehicular
Logo
Restablecer la contraseña