6 síntomas de una tapa de radiador defectuosa (y cuándo reemplazarla)

6 síntomas de una tapa de radiador defectuosa (y cuándo reemplazarla)

Los motores de combustión generan mucho calor solo por el funcionamiento normal. Sin eliminar el calor del motor, el vehículo encontrará una serie de problemas que eventualmente conducirán a una falla del motor. Una falla del sistema de enfriamiento podría dejarlo varado e incluso puede causar una falla total del motor en casos extremos.

¿Está buscando un buen manual de reparación en línea? Haga clic aquí para las 5 mejores opciones.

Afortunadamente, una causa común y fácil de solucionar de los problemas del sistema de enfriamiento es una tapa del radiador defectuosa. Saber cuándo reemplazar la tapa del radiador es bastante simple cuando conoce las señales.

¿Cómo funciona una tapa de radiador?

La tapa del radiador es el guardián del sistema de refrigeración. El sistema de enfriamiento utiliza refrigerante presurizado (también conocido como anticongelante) para eliminar el calor acumulado del motor. Tener una tapa de radiador funcional es fundamental para este proceso, ya que mantiene la cantidad adecuada de presión.

Cada tapa del radiador está clasificada para una cierta cantidad de presión que puede contener (por ejemplo, 0,9 bar, 13 PSI, etc.). Los diferentes sistemas de refrigeración requieren diferentes presiones. Es importante comprar una tapa del radiador que coincida con las especificaciones de fábrica.

Es necesario presurizar el sistema de enfriamiento para aumentar el punto de ebullición del refrigerante. Esto permite que el líquido retenga más calor antes de evaporarse.

La mayoría de los motores tienen una temperatura de funcionamiento normal alrededor del punto de ebullición del agua (212 ° F). Si el refrigerante en el motor llegara a hervir, no enfriaría eficazmente el motor, ya que un gas no eliminará el calor del sistema tan bien como lo haría un líquido.

Un sistema de enfriamiento a la presión óptima permite que el motor funcione de manera más eficiente y lo protege de daños.

El refrigerante generalmente se compone de agua y anticongelante en una proporción de uno a uno. El agua absorbe el calor del motor y el anticongelante aumenta aún más el punto de ebullición del refrigerante.

La evaporación del refrigerante no es deseable porque el refrigerante gaseoso abandonará el sistema por completo a través de una fuga o ocupará más espacio del que debería, lo que provoca una sobrepresurización.

Para evitar la sobrepresurización, que puede dañar los componentes del sistema, una válvula con resorte en la tapa del radiador ventila el exceso de refrigerante al tanque de expansión (también conocido como depósito). A menor presión, la tapa lleva el refrigerante de regreso al sistema de enfriamiento.

Tenga en cuenta: Dado que el sistema de enfriamiento está caliente y bajo presión cuando el vehículo ha estado funcionando, es muy importante que nunca abra la tapa del radiador hasta que el vehículo se haya enfriado por completo.

Si intenta quitar la tapa del radiador mientras el motor está caliente, el refrigerante (probablemente tan caliente como el agua hirviendo) saldría disparado y podría causarle lesiones graves; Las quemaduras de tercer grado son una posibilidad muy real.

Si no está seguro, toque con cuidado las mangueras. Si están calientes, espere más (o toda la noche para estar seguro) antes de abrir para evitar un géiser de refrigerante hirviendo en la cara.

Síntomas comunes de una tapa de radiador defectuosa

Muchos síntomas de una tapa del radiador defectuosa también pueden ser signos de otro problema, como la tan temida falla de la junta de la culata.

Si sospecha que tiene un problema con la (s) junta (s) de la culata, no es una mala idea reemplazar primero la tapa del radiador, ya que es muy rápido, barato y fácil, antes de invertir más tiempo y dinero en un problema potencialmente costoso.

# 1 – Fuga de refrigerante

fuga de refrigerante

Si intenta usar una tapa del radiador que tiene más presión de la que se diseñó el sistema, puede introducir una fuga, especialmente si hace que falle una vieja manguera de refrigerante. Esto también podría suceder si la tapa del radiador no permite que el exceso de presión se filtre en el depósito de refrigerante cuando el sistema alcanza la presión objetivo.

Dado que las sustancias toman naturalmente el camino de menor resistencia, el punto más débil perderá refrigerante si el sistema está sobrepresurizado. La fuga puede estar en la tapa, las juntas, las mangueras, la bomba de agua o el radiador real.

Puede determinar dónde está la fuga calentando el vehículo para presurizar el sistema y luego buscando cuidadosamente las fugas debajo del capó. Dado que los diferentes vehículos usan diferentes tipos de refrigerante, puede ser verde brillante, naranja, rojo, amarillo o azul.

A veces, estas fugas solo se manifestarán a la temperatura de funcionamiento o después de conducir por un tiempo. Dado que el sistema está bajo presión, es posible que observe una fuga que sale de una manguera de refrigerante hacia el compartimento del motor, ¡o incluso directamente hacia el aire!

Para localizar la fuente de una fuga, espere hasta que el motor se haya enfriado y luego pellizque las mangueras cerca de la fuga sospechada. Si nota que el refrigerante se sale cuando aprieta una manguera, esa es la que necesita reemplazar.

Las mangueras de refrigerante son baratas y fáciles de reemplazar. Solo asegúrese de sangrar o hacer eructar el sistema de enfriamiento cuando haya terminado; el aire en el sistema podría hacer que su vehículo se sobrecaliente.

# 2 – Sobrecalentamiento del motor

medidor de alta temperatura

Si se pregunta si una tapa del radiador en mal estado puede causar sobrecalentamiento, la respuesta es un sí definitivo.

Las bolsas de aire en el sistema de enfriamiento debido a un sello ineficaz (como uno en una tapa del radiador en mal estado) o la falta de presión suficiente pueden hacer que el motor se sobrecaliente. Este último reduce el punto de ebullición del refrigerante, lo que lo hace incapaz de absorber suficiente calor del motor.

Si ve que el indicador de temperatura en el tablero se eleva, es aconsejable dejar de conducir tan pronto como sea seguro hacerlo y esperar a que el motor se enfríe antes de continuar (o llamar a una grúa).

Permitir que el motor se sobrecaliente eventualmente causará una falla del motor ya que las piezas comienzan a dañarse o deformarse debido al exceso de calor.

# 3 – Vapor del motor

vapor del radiador

A medida que hierve el refrigerante, se evapora y se convierte en un gas que parece vapor. Si su motor comienza a generar vapor, el refrigerante está hirviendo y escapando a través de un sello defectuoso que puede estar en la tapa del radiador.

Con el tiempo, el motor también se sobrecalentará, así que no espere a que se encarguen de su vehículo.

# 4 – Manguera del radiador colapsada o rota

fuga en la manguera del radiador

Las fluctuaciones de la presión interna pueden provocar deformaciones y / o roturas de las mangueras. Cuando la presión es demasiado baja, provoca un efecto de vacío que colapsa una o más mangueras. La sobrepresurización también puede causar grietas en la línea.

Al inspeccionar el sistema de refrigeración, compruebe que no haya mangueras duras o esponjosas. Las mangueras esponjosas son débiles y pueden colapsar, mientras que las mangueras duras son quebradizas y no pueden soportar mucho más antes de romperse bajo presión.

# 5 – Bajo nivel de refrigerante

refrigerante

Si el refrigerante se sobrecalienta y se evapora como vapor visible, está saliendo del sistema y no regresará. Las fugas funcionan de la misma manera, por supuesto. Si ve que su nivel de refrigerante está bajando, sabrá que puede tener un problema.

Asegúrese de nunca dejar que el refrigerante corra por debajo del nivel recomendado. Por lo general, esto se indica con una marca baja en el depósito de refrigerante. En caso de apuro, puede usar agua destilada para completar el nivel de refrigerante hasta que pueda rellenarlo con refrigerante real. Nota: el uso de agua que contenga minerales puede corroer el sistema de enfriamiento.

# 6 – Depósito desbordado

tanque de desbordamiento de refrigerante

Cuando hay un problema con la tapa del radiador, el refrigerante puede ir al depósito sin el gatillo normal de exceso de presión. Esto puede hacer que el tanque de desbordamiento de refrigerante, bueno, se desborde o se libere prematuramente.

Relacionado: ¿Qué sucede cuando se sobrellena el refrigerante?

Cómo saber si la tapa del radiador está defectuosa

Si sospecha que la tapa del radiador tiene una fuga, primero puede quitarla e inspeccionarla. Por supuesto, nunca haga esto cuando el vehículo aún esté caliente para evitar quemaduras graves. De la misma manera, evite abrir el capó del motor si sale vapor, ya que eso también puede causar quemaduras.

Es posible que la tapa del radiador tenga acumulación de suciedad que provoque el mal funcionamiento. Puede intentar limpiarlo con agua y un palillo de dientes, aunque generalmente es mejor simplemente reemplazarlo, ya que es relativamente barato y la falla del motor es una alternativa costosa.

También puede obtener un probador de presión del radiador para verificar si hay fugas de presión en el sistema. Reemplace siempre la tapa del radiador con una de la misma presión nominal.

Si reemplaza la tapa por una que tenga una presión más alta antes de que se abra la válvula, el vehículo puede sobrepresurizarse, lo que causa otros problemas, como sobrecalentamiento o ruptura de la manguera.

También es una buena idea revisar las otras partes, como el depósito y las mangueras, en busca de grietas y otros problemas mientras está allí.

Dado que los síntomas de una tapa del radiador defectuosa reflejan los de otros problemas del sistema de enfriamiento, es posible que haya dos puntos débiles en el Mismo tiempo. Luego, una vez que reemplace la tapa del radiador, es probable que el otro punto débil se rompa.

Vea también: Consejos para enjuagar un radiador (y costo)

Costo de reemplazo de la tapa del radiador

Las tapas de radiador son relativamente económicas de reemplazar. Puede hacerlo usted mismo fácilmente, por lo que no hay costos de mano de obra. Las tapas en sí mismas generalmente cuestan menos de $ 25 en una tienda de autopartes, aunque puede esperar pagar más si desea un modelo con un termómetro incorporado para indicar la temperatura del refrigerante.

Calificar

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Seguro vehicular
Logo
Restablecer la contraseña