¿El coche no se sale del estacionamiento? (3 causas y cómo solucionarlo)

¿Alguna vez ha intentado salir a trabajar por la mañana, solo para encontrar que su transmisión automática está atascada en la posición de estacionamiento? Si es así, ciertamente no estás solo. Si bien es realmente preocupante, este problema es mucho más común de lo que uno podría pensar.

¿Está buscando un buen manual de reparación en línea? Haga clic aquí para las 5 mejores opciones.

Afortunadamente, cuando una transmisión se atasca en el estacionamiento, a menudo la culpa es de una falla mecánica menor. Un problema de este tipo rara vez requiere una intervención mecánica extensa o una reparación pesada para solucionarlo. Con un poco de conocimiento previo y unos minutos de diagnósticos improvisados, se puede descubrir la causa raíz de esta preocupación.

Siga leyendo para obtener más información sobre por qué su transmisión está atascada en el estacionamiento y qué se necesitará para solucionar esta condición.

Comprensión de la operación de «estacionamiento» de la transmisión

A lo largo de los años, los fabricantes de automóviles han logrado grandes avances hacia el aumento de la seguridad de los vehículos. Como resultado, las transmisiones automáticas se han diseñado para presentar una serie de características a prueba de fallas, que evitan que un vehículo se mueva, excepto cuando está previsto.

Todas las transmisiones automáticas ahora dependen de un dispositivo llamado trinquete de estacionamiento, para evitar el movimiento involuntario del vehículo cuando está en la posición de «estacionamiento». Cuando un vehículo se estaciona, este dispositivo en forma de palanca activa un engranaje de estacionamiento especializado, que está acoplado al eje de salida de la transmisión. El trinquete de estacionamiento se desconecta de este engranaje de estacionamiento cuando se realiza cualquier selección alternativa de cambio.

Ver también: Diferentes tipos de transmisión (y cómo identificarlos)

Causas potenciales de una condición de atascado en el parque

Las siguientes son las causas más probables de que la transmisión de un vehículo no se suelte de su posición de estacionamiento.

# 1 – Presión de trinquete inducida por inclinación

estacionamiento en una colina empinada

Cuando se estaciona en una pendiente pronunciada, el trinquete de estacionamiento de una transmisión puede sufrir una inmensa presión, ya que se encaja en su marcha de estacionamiento correspondiente.

En estas circunstancias, el trinquete de estacionamiento y el engranaje de estacionamiento soportan todo el peso del vehículo. Esto a menudo dificulta el cambio fuera de la posición de estacionamiento, dejando a los automovilistas varados en el proceso.

En este caso, se debe aliviar esta presión para poder cambiar con éxito a cualquier marcha motriz. Esto a menudo requiere la ayuda de una segunda persona, que puede crear suficiente movimiento para facilitar el desenganche adecuado, balanceando el vehículo hacia adelante y hacia atrás.

Sin embargo, en pendientes pronunciadas, este proceso puede requerir el uso de un vehículo de remolque secundario.

Para evitar tal situación, es imperativo poner el freno de mano cuando intente detenerse en una pendiente, antes de estacionar su vehículo. Esto coloca todo el peso sobre los conjuntos de freno de estacionamiento de un vehículo, a diferencia del trinquete de estacionamiento y el engranaje de estacionamiento.

# 2 – Interbloqueo de la palanca de cambios

enclavamiento automático de la palanca de cambios de la transmisión

Para evitar que un vehículo cambie accidentalmente a marcha atrás o marcha atrás, los ingenieros suelen instalar en todos los vehículos un sistema de bloqueo de la palanca de cambios. Este interbloqueo impide manualmente que una palanca de cambios se mueva fuera de la posición de estacionamiento, hasta que se pise el pedal del freno del vehículo.

Sin embargo, los sistemas de enclavamiento fallan en ocasiones en la posición acoplada. Para evitar que los automovilistas se queden varados en tales circunstancias, la mayoría de los fabricantes instalan en sus vehículos un desbloqueo de cambio. El uso de esta liberación permite al conductor anular el enclavamiento de la palanca de cambios de su vehículo.

El enclavamiento de la palanca de cambios en algunos vehículos se puede omitir simplemente girando la llave a la posición de accesorio y colocando la palanca de cambios en la posición neutral, donde luego se puede arrancar el vehículo.

Sin embargo, si esto resulta ineficaz, se puede acceder a la anulación de bloqueo de cambio manual, que generalmente se activa insertando una llave o un destornillador pequeño de punta plana.

La ubicación de esta anulación manual difiere de un vehículo a otro, aunque se puede consultar el manual del propietario para obtener más detalles. Es una buena idea familiarizarse con estos procedimientos ahora, en lugar de verse obligado a buscar dicha información cuando se encuentre en medio de un problema relacionado con el parque.

# 3 – Falla del interruptor de freno

interruptor de freno

Como se mencionó anteriormente, la mayoría de los vehículos cuentan con un enclavamiento de la palanca de cambios que depende de la operación del pedal del freno para desengancharse. Este sistema detecta el funcionamiento del pedal de freno mediante la activación de un interruptor de freno.

Si este interruptor falla, la función de enclavamiento puede verse afectada negativamente. Por lo general, el enclavamiento de cambios de un vehículo actuará como si nunca se hubiera aplicado el pedal del freno.

La forma más sencilla de diagnosticar este problema es hacer que un ayudante controle el funcionamiento de la luz de freno de su vehículo. Si las luces de freno no se encienden cuando pisa el pedal del freno, es probable que el interruptor de freno de su vehículo esté defectuoso. Este es un diagnóstico presuntivo, que luego se puede verificar mediante pruebas con un multímetro.

Si el interruptor de freno de su vehículo realmente está defectuoso, será necesario reemplazarlo para evitar la recurrencia de este problema.

En muchos casos, este es un trabajo relativamente simple de completar y requiere poco o ningún gasto fuera de la compra de un sensor de reemplazo. Los sensores de freno de repuesto normalmente se pueden obtener de cualquier distribuidor de piezas local.

Calificar

Jack Tamiko

Jack Tamiko

Ingeniero Mecánico y apasionado de los autos. Todo lo que se, le debo a mi padre que me enseño en su pequeño taller mecánico. Comparto mi pasión a través de este blog. “Trato de vivir al limite, cada día”.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Seguro vehicular
Logo