¿Qué tan caliente se pone el escape de un automóvil? (Silenciador y colector)

¿Qué tan caliente se pone el escape de un automóvil?  (Silenciador y colector)

El sistema de escape se compone de varias partes que trabajan juntas para dirigir los gases del motor lejos del vehículo. Si desea saber qué tan calientes se ponen un tubo de escape y un silenciador, debe observar todos los aspectos del sistema.

La temperatura dentro del sistema de escape puede variar de 300 a 1,600 grados Fahrenheit, dependiendo de la parte que esté mirando. Sin embargo, la temperatura promedio del silenciador o del tubo de escape suele estar entre 300 y 500 grados Fahrenheit.

Para que comprenda mejor, observamos las distintas partes del sistema de escape y determinamos la temperatura de cada una. También examinamos los factores que afectan las temperaturas de escape.

¿Qué tan caliente se pone el sistema de escape?

1. Colector de escape

Cuando los gases salen del motor, están en su punto más caliente. Aquí es donde los gases podrían alcanzar fácilmente los 1,200 grados Fahrenheit, especialmente si está empujando el vehículo con fuerza.

Cuanto más se acerque a las culatas de los cilindros, más calientes estarán los gases. A medida que se alejan del motor, comienzan a enfriarse un poco.

2. Silenciador

Aunque el silenciador está cerca del final del sistema de escape, todavía permanece bastante caliente. De hecho, la mayoría de los silenciadores pueden alcanzar entre 300 y 500 grados Fahrenheit.

Cuanto más altas sean las RPM de su motor, más calientes estarán los gases. Debido a estas temperaturas extremas, debe tener cuidado al reemplazar o reparar un silenciador.

3. Convertidor catalítico

Debido a que se está produciendo una reacción química en el convertidor catalítico, esta parte tiene una lectura de temperatura más alta. Puede esperar que la mayoría de los convertidores catalíticos alcancen alrededor de 1,000 grados Fahrenheit.

Sin embargo, cuando el convertidor se sobrecalienta o si pasan gases no quemados, la temperatura puede aumentar significativamente. De hecho, los convertidores sobrecalentados pueden alcanzar más de 2000 grados Fahrenheit y volverse de color rojo brillante.

4. Sensores de oxígeno

Los sensores de oxígeno están ubicados en todo el sistema de escape. Dependiendo de la ubicación que esté mirando, la temperatura puede variar mucho.

En el momento de dejar el motor, el primer sensor de oxígeno se encargará del calor más extremo. Sin embargo, los sensores después del convertidor catalítico tampoco lo tienen fácil, especialmente si el convertidor está sobrecalentado.

Factores que afectan el calor del sistema de escape

1. Condición

El estado tanto del motor como del sistema de escape marca una gran diferencia en las temperaturas que puede esperar. Si el sistema de escape está lidiando con alguna constricción, hará que las temperaturas aumenten.

Además, cuanto más duro tiene que trabajar el motor para producir energía, más calientes se vuelven los gases. Si el motor se sobrecalienta por cualquier motivo, los gases podrían exceder las temperaturas normales de funcionamiento.

2. Velocidad del motor

Los gases se producen a partir de la combustión del motor. Cuanto más rápido se mueve el vehículo, más debe funcionar el motor, lo que significa que los gases adicionales se mueven a través de las tuberías.

Notará una gran diferencia entre las temperaturas de los gases cuando el motor está funcionando a 800 RPM versus 1800 RPM. De hecho, si simplemente está haciendo funcionar el motor en ralentí, las tuberías no se calentarán tanto como cuando conduce su vehículo.

3. Longitud y diseño de la tubería

Cada sistema de escape presenta un diseño y un diámetro de tubería diferentes. La longitud y el ancho de estas tuberías afectan qué tan frío o caliente se pone el escape.

Cuanto más deben viajar los gases de escape, más calor se pierde en el proceso. Sin embargo, si los gases no tienen que viajar muy lejos, el gas saldrá más caliente, lo que resultará en temperaturas de tubería más altas.

¿Qué es el sistema de escape?

El objetivo principal del sistema de escape es eliminar los gases del motor. Sin embargo, también es necesario para reducir el ruido y mejorar el rendimiento del motor.

El sistema de escape está formado por varios componentes, incluido el colector, el convertidor catalítico, el resonador, los sensores de oxígeno, el silenciador, el tubo de escape y el tubo de escape. El sistema de escape comienza en el colector de escape. Aquí es donde los gases del motor se recogen y se dirigen lejos del motor.

Por lo general, el colector de escape está hecho de hierro fundido, diseñado para manejar los humos calientes que provienen del motor. Muchos colectores contienen varios cilindros que eliminan los gases y los encaminan a un solo cilindro, conocido como tubo frontal.

Habrá un sensor de oxígeno al comienzo del sistema de escape, midiendo el nivel de oxígeno en el gas. Esta información se envía de regreso a la ECU para determinar cuánto combustible debe inyectarse en el motor para una combustión adecuada.

Los gases de escape luego pasan por el convertidor catalítico, donde se produce una reacción química para reducir la toxicidad. Después de esto, debería haber otro sensor de oxígeno que compare cuánto oxígeno hay en los gases con la primera lectura. Este sensor es responsable de asegurarse de que el convertidor catalítico esté haciendo su trabajo.

Los gases alterados se mueven a través del resonador, lo que cambia los sonidos que salen del motor. Estos humos golpean el silenciador, lo que también reduce el sonido del escape, en función del tipo de cámaras que tenga y del material que se utilice para la construcción. Al final de la línea, los gases se mueven hacia la atmósfera a través del tubo de escape.

Calificar

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Seguro vehicular
Logo
Restablecer la contraseña