Cómo encontrar una fuga de vacío (y arreglarla usted mismo)

Cómo encontrar una fuga de vacío (y arreglarla usted mismo)

En ocasiones, incluso los vehículos más robustos se ven afectados por problemas mecánicos de un tipo u otro. De estos posibles problemas, pocos son tan comunes como las fugas de vacío de una variedad u otra. Las fugas de vacío no solo son agravantes, sino que también pueden causar una serie de problemas secundarios, muchos de los cuales pueden resultar perjudiciales para la conducción general del vehículo.

¿Necesita ayuda inmediata para el problema de su automóvil? Chatea en línea con un experto:

Después de identificar uno o más síntomas de fugas de vacío, la mayor dificultad generalmente consiste en localizar la fuente de un problema en particular en primer lugar.

Las fugas de vacío a menudo son difíciles de encontrar y pueden dejar incluso a los técnicos más dedicados rascándose la cabeza. Esto es especialmente preocupante, considerando que cualquier esperanza de una reparación exitosa está suspendida, hasta que se encuentre el problema en cuestión.

Afortunadamente, hay una serie de trucos del oficio que se emplean en tiendas de todo el país para localizar fugas de vacío exasperantes de todo tipo. Conocer y comprender estas diversas técnicas es la mitad de la batalla cuando se intenta que su vehículo vuelva a la carretera de manera acelerada.

Siga leyendo para obtener más información sobre cómo encontrar y reparar incluso las fugas de vacío más preocupantes, utilizando algunos de los secretos más poderosos de la industria automotriz.

Cómo encontrar una fuga de vacío (paso a paso)

Los siguientes pasos se pueden utilizar para localizar y aislar una o más de las fugas de vacío de un motor en particular. Sin embargo, es imperativo que cada paso a continuación se siga en su totalidad y se lleve a cabo en el orden especificado.

#1 – Familiarícese con el sistema de vacío

El sistema de vacío de un vehículo incluye múltiples componentes y un laberinto relativo de mangueras. Antes de comenzar el proceso de diagnóstico, es mejor familiarizarse con el sistema de vacío de su vehículo y su enrutamiento.

Muchos vehículos cuentan con un diagrama debajo del capó del sistema de vacío en su conjunto, que se puede utilizar como referencia. Si su vehículo no cuenta con un diagrama de esta naturaleza, se puede encontrar uno dentro de un manual de servicio específico del modelo pertinente.

#2 – Verifique la fuga de vacío

Dado que las fugas de vacío a menudo se confunden con la fuente de varios problemas secundarios, es importante verificar la existencia de dicho problema antes de comenzar el proceso de diagnóstico. Para lograr esto, conecte un probador de vacío en el sistema de vacío de su vehículo.

Este probador se puede accionar para generar un vacío, sin tener que hacer funcionar el motor de un vehículo. Una fuga de cualquier tipo hará que este vacío se purgue y se disipe rápidamente.

#3 – Realice una Inspección Visual

Inspeccione cuidadosamente el sistema de vacío de su vehículo, rastreando cada manguera y componente a lo largo del camino a simple vista. Busque signos de mangueras desconectadas o dañadas, así como cualquier componente que parezca haber estado comprometido.

En motores relativamente limpios, también podría ser posible localizar irregularidades, o rastros de hollín, alrededor o cerca de los puntos de falla dentro de las juntas del cuerpo de admisión o del acelerador de un motor.

#4 – Escuche ruidos inusuales

A continuación, encienda el motor de su vehículo y escuche cualquier silbido, chirrido o silbido anormal.

Los sonidos de esta naturaleza suelen ser indicativos de fugas de vacío y son el resultado de la extracción de aire a través de pequeñas grietas en las mangueras y juntas de un sistema de vacío.

#5 – Usa un soplete de propano

Si las inspecciones visibles y audibles no revelan el origen de la fuga de vacío de su vehículo, intente usar un soplete de propano básico para buscar las fugas en su origen.

Encontrar una fuga de vacío con un soplete de propano es simple. Comience encendiendo el motor de su vehículo y abriendo la válvula de su soplete de propano portátil. Sin embargo, no encienda la antorcha que se está utilizando.

A continuación, simplemente pase el soplete de propano apagado sobre el sistema de vacío del motor en su totalidad, centímetro a centímetro. Al atravesar una fuga, se hará evidente un cambio en las RPM del motor.

#6 – Usa Limpiador de Carbohidratos

cómo encontrar una fuga de vacío

Alternativamente, el limpiador de carburador se puede usar de manera similar al propano, cuando se intenta localizar la fuente de la fuga de vacío de un motor.

Rastree lentamente cada centímetro del sistema de vacío de un motor, mientras rocía cuidadosamente el limpiador del carburador a medida que avanza. Al igual que cuando se usa propano, se producirá un cambio notable en las RPM cuando se rocíe limpiador de carburador sobre la fuente de una fuga de vacío.

Este es el resultado directo del consumo de limpiador de carbohidratos para la combustión.

#7 – Usa una Máquina de Humo

Aunque hacerlo requiere el uso de un producto especial, una prueba de humo se puede usar con bastante éxito para localizar cualquier fuga de vacío problemática. Por lo general, esto se logra con el uso de una máquina de humo automotriz como AutoLine Pro, que se conecta directamente al conducto de admisión del vehículo.

Una vez instalada, una máquina de humo de este tipo se activa enviando humo por toda la entrada de un vehículo. En la mayoría de los casos, se verá humo flotando desde el punto de cualquier posible fuga de vacío.

Cómo arreglar una fuga de vacío

El método requerido para reparar una fuga de vacío en particular depende en gran medida de la fuente de la fuga en sí. En pocas palabras, no todas las fugas son iguales y los costos de reparación de una fuga de vacío pueden variar.

Algunos se originan dentro de la red de mangueras de vacío delicadas de un motor, mientras que otros pueden surgir de una junta de admisión comprometida. Usando este ejemplo, cada tipo de fuga requeriría un método de reparación radicalmente diferente.

Sin embargo, como regla general, la gran mayoría de las fugas de vacío se reparan simplemente reemplazando una manguera de vacío comprometida o un tubo de admisión con control de calor. Las reparaciones de este tipo son extremadamente sencillas y solo tardan unos minutos en completarse. De hecho, la gran mayoría de las fugas de vacío tardan mucho más en diagnosticarse que en repararse.

En el otro extremo del espectro de reparación están las juntas viejas o dañadas dentro del tracto de admisión. Esto incluye más notablemente la junta del colector de admisión de un motor o la junta del cuerpo del acelerador.

Una fuga en cualquier punto da como resultado el mismo problema y requiere el reemplazo de la junta. Una reparación de este tipo suele llevar mucho más tiempo, debido a la cantidad de desmontaje y montaje necesarios.

Además, el proceso de reparación utilizado para reparar una junta de admisión comprometida o una junta del cuerpo del acelerador difiere de un vehículo a otro. En cualquier caso, se debe consultar la literatura de servicio específica de la fábrica para su vehículo en particular antes de abordar dicha reparación.

Calificar

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Seguro vehicular
Logo
Restablecer la contraseña