¿Por qué es difícil girar mi volante: causas y cómo solucionarlo?

¿Por qué es difícil girar mi volante: causas y cómo solucionarlo?

Tener el control de su vehículo en todo momento es importante para usted y la seguridad de todos los demás conductores en la carretera. En caso de que se pregunte «¿por qué me cuesta girar el volante?», Mientras conduce, ya está poniendo la suya y la seguridad de los demás en juego.

Tener dificultades para girar el volante puede indicar un problema grave con el sistema de dirección del vehículo, por lo que debe abordar este problema lo antes posible.

Averiguar qué parte del sistema de dirección está causando el problema puede ser difícil, ya que un volante puede volverse rígido por varias razones.

Está en el lugar correcto si está tratando de responder la pregunta de por qué mi volante es difícil de girar, porque en este artículo lo guiaremos a través de todas las posibles causas y le mostraremos cómo solucionar este problema.

Comprender el sistema de dirección asistida

El sistema de dirección establece la conexión mecánica entre el volante y las ruedas del vehículo. Cada una de sus partes debe funcionar correctamente para que el conductor pueda conducir el vehículo sin dificultades.

Aunque el sistema de dirección de su automóvil depende del modelo, puede experimentar dificultades para girar el volante con cualquier sistema de dirección.

Además, este problema generalmente ocurre a bajas velocidades y puede afectar su capacidad para responder a la situación en la que se encuentra de inmediato.

La mayoría de los vehículos modernos tienen sistemas de dirección asistida eléctrica (EPS) o de dirección asistida por motor (MDPS) que están equipados con un motor eléctrico que ayuda al conductor a dirigir el vehículo.

Estos sistemas están equipados con sensores que detectan la torsión y la posición de la columna de dirección, mientras que un módulo de computadora agrega torsión de asistencia a través de un motor que está conectado a la columna de dirección o al mecanismo de dirección.

Además de la conexión eléctrica, los vehículos con sistema EPS también cuentan con una conexión mecánica entre el mecanismo de dirección y el volante que sirve de respaldo en caso de que uno de los componentes del sistema falle.

Conducir el vehículo o girar el volante se vuelve difícil después de que falla el sistema EPS, y es una señal segura de que uno o más componentes del sistema de dirección están defectuosos. Puede averiguar qué hacer si agregó demasiado aceite a su automóvil, aquí.

Averiguar por qué es difícil girar el volante

El sistema de dirección que utiliza su automóvil depende del modelo y de cuándo se fabricó. Los automóviles más antiguos suelen tener sistemas hidráulicos, mientras que los sistemas eléctricos se pueden encontrar en vehículos producidos en las últimas dos décadas.

En consecuencia, las partes que pueden causar este problema varían de un sistema a otro. Sin embargo, en la mayoría de los casos, es difícil girar el volante debido a la presión inadecuada de las llantas, la correa serpentina rota y algunos otros factores.

Saber exactamente cuál de estos componentes del sistema de dirección ya no funciona correctamente es imposible sin una inspección minuciosa de todo el sistema.

Es por eso que debe llevar su vehículo al mecánico tan pronto como detecte el problema para evitar daños mayores o accidentes causados ​​por su incapacidad para girar el volante a tiempo.

6 razones por las que es difícil girar el volante

Si su volante es difícil de girar, entonces es una señal segura de que uno o más componentes del sistema de dirección del vehículo deben repararse o reemplazarse.

Sin embargo, este problema ocurre solo por un puñado de razones que están relacionadas con el mantenimiento o el desgaste diario de diferentes partes del automóvil. Estas son las 6 razones más comunes por las que es difícil girar el volante.

La correa de la dirección asistida está suelta o dañada

La correa de la dirección asistida es una de las partes más importantes del sistema de dirección porque mantiene funcionando la bomba de la dirección asistida, el alternador y el aire acondicionado.

Hay dos tipos de correas de dirección asistida y su vehículo puede tener correa trapezoidal o la correa serpentina más común. Con el tiempo, los cinturones de dirección asistida tienden a desgastarse porque se usan constantemente cada vez que enciende el automóvil.

Cada vez es más difícil girar el volante a medida que la correa comienza a aflojarse o agrietarse. Ignorar este problema eventualmente hará que la correa se rompa, lo que hará que el sistema de aire acondicionado deje de funcionar y no podrá girar el volante en absoluto.

Presión de neumáticos alta o baja

Aunque pueda parecer una causa poco probable de rigidez del volante, incluso los neumáticos ligeramente desinflados pueden dificultar el giro del volante.

Además, la diferencia de presión de aire en diferentes neumáticos puede hacer que su automóvil se incline hacia un lado, lo que a su vez dificulta girar el volante.

Cada neumático debe coincidir con las especificaciones de PSI del fabricante, ya que no hacerlo puede provocar una desalineación de las ruedas delanteras y traseras.

Como resultado, puede experimentar dificultades al girar el volante, lo que puede dificultar el control del vehículo a velocidades bajas y altas.

La cremallera de dirección está desgastada

La mayoría de los vehículos de pasajeros tienen la cremallera de dirección que consta del piñón y la cremallera, y está unida al volante a través de varios ejes y juntas. Como todas las piezas de automóvil que se utilizan a diario, los piñones, las articulaciones o los ejes se rompen con el tiempo.

Los problemas con la cremallera de dirección se manifiestan mientras la cremallera todavía está fría inmediatamente después de que arranca el automóvil. Este problema se vuelve menos notorio una vez que la cremallera de la dirección se calienta y el lubricante llega a todas sus partes, ya que el volante comienza a moverse libremente una vez más.

No obstante, debe reparar o reemplazar la cremallera de dirección lo antes posible porque este problema solo empeorará a medida que pase el tiempo.

El líquido de la dirección asistida tiene fugas

El líquido de la dirección asistida es el líquido hidráulico que transfiere la potencia a través del sistema de dirección creando la presión que permite que las ruedas giren. Además, la mayoría de los automóviles modernos utilizan sistemas de dirección asistida que dependen de este fluido para garantizar un proceso de dirección suave.

El líquido puede filtrarse a través de la manguera presurizada suelta o agrietada, lo que finalmente hace que la bomba de la dirección asistida se seque y la presión en el sistema disminuya.

En algunos casos, la razón por la que el volante es difícil de girar puede ser el bajo nivel de líquido en el depósito de la dirección asistida. Debería rellenar periódicamente el depósito con líquido y comprobar si el sistema de dirección tiene suficiente líquido.

Puede obtener más información sobre los aditivos para detener fugas de la dirección asistida en este enlace.

El líquido de la dirección asistida se ha vuelto espeso

La suciedad y los escombros se acumulan en el depósito del líquido de la dirección asistida y, con el tiempo, pueden hacer que el líquido se espese.

Esto evita que el líquido fluya libremente a través del sistema de dirección y proporcione lubricación a todas las partes del sistema. Como resultado, el volante se vuelve difícil de girar, especialmente cuando conduce lentamente.

La mejor solución es eliminar el líquido viejo del sistema y reemplazarlo por uno nuevo que no contenga escombros ni suciedad. Además, debe reponer el depósito con regularidad para evitar que el líquido de la dirección asistida se espese.

La bomba de la dirección asistida no funciona correctamente

La presión en el sistema de dirección es generada tanto por el líquido de la dirección asistida como por la bomba de la dirección asistida. Una vez que la bomba comienza a funcionar mal, la presión en el sistema cae, lo que a su vez dificulta girar el volante.

Aún podrá mover el volante, incluso si la bomba de la dirección asistida deja de funcionar por completo, aunque girar el volante requerirá mucho esfuerzo.

Reemplazar una bomba de dirección asistida defectuosa tan pronto como sea posible permitirá que el volante se mueva libremente.

Resolver los problemas que dificultan el giro del volante

Restaurar las funciones del volante a la normalidad puede ser difícil si no sabe qué causa el problema. Los neumáticos desinflados, la correa serpentina rota o el líquido de la dirección asistida que se ha espesado pueden ser las razones por las que es difícil girar el volante.

Esto es lo que puede hacer para determinar el origen del problema.

Mida la presión de aire en los neumáticos.

Esto es probablemente lo primero que debe verificar porque puede solucionar este problema fácilmente haciendo coincidir la presión de aire en los neumáticos con las especificaciones del fabricante del automóvil.

En caso de que no haya ningún problema con la presión del aire en los neumáticos, puede descartar este problema como una posible causa de los problemas que tiene con el volante.

Inspeccione el nivel del líquido de la dirección asistida y el estado del sistema de dirección asistida.

La forma más sencilla de comprobar el nivel del líquido de la dirección asistida es mirar en el depósito que se encuentra a continuación. al cinturón de dirección asistida. Si no hay suficiente líquido, simplemente debe agregar más y luego proceder a inspeccionar el estado de todo el sistema de dirección.

Además del líquido de la dirección asistida, que es la razón más común por la que es difícil girar el volante, otras partes del sistema de dirección también pueden contribuir a este problema.

En caso de que el problema persista incluso después de agregar líquido nuevo al depósito, puede descartar la contaminación del líquido como la causa del problema.

Asegúrese de que la correa de la dirección asistida esté funcionando

La correa de la dirección asistida se encuentra junto al depósito en el que se almacena el líquido de la dirección asistida. Busque grietas o bordes desgastados e intente determinar si el cinturón está suelto porque esa también podría ser la razón por la cual el volante es difícil de girar.

Además, también puede encender el motor y comprobar por sí mismo si la correa funciona sin problemas. En caso de que note que la correa se desliza mientras el motor está funcionando, debe llevar su automóvil al mecánico para que lo reemplace.

Revise el sistema de dirección asistida por fugas

Una manguera de presión perforada o rota provocará una fuga del líquido de la dirección asistida. Busque rastros del líquido en las piezas del automóvil cerca de la manguera de presión o debajo de su automóvil.

Instalar una nueva manguera de presión es el mejor curso de acción si detecta una fuga del líquido de la dirección asistida.

Inspeccione los extremos de la barra de dirección y las juntas de rótula en las ruedas delanteras y traseras.

Los extremos de las barras de acoplamiento y las articulaciones esféricas deben lubricarse en todo momento, ya que la falta de lubricación puede hacer que se desgasten más rápidamente. Cualquiera de estas partes puede causar problemas con la alineación frontal y final, lo que, en última instancia, dificulta el giro de la rueda.

Además, los extremos de las varillas de dirección y las rótulas pueden causar una gran cantidad de problemas relacionados con el volante del vehículo.

El costo de solucionar problemas que hacen que sea difícil girar el volante

La mejor manera de evitar tener que lidiar con problemas que dificultan girar el volante es realizar controles de mantenimiento regulares de todo el vehículo.

Todas las causas potenciales de este problema se pueden prevenir si se detectan temprano los signos de deterioro de los componentes del sistema de dirección.

Además, el espesamiento del líquido de la dirección asistida ocurre con menos frecuencia si el líquido se reemplaza a intervalos regulares.

Sin embargo, todas las piezas del automóvil se desgastan tarde o temprano y, de vez en cuando, tendrá que comprar piezas de repuesto para el sistema de dirección. La cantidad que tendrá que gastar para solucionar los problemas que dificultan el giro del volante depende de la pieza que necesite reemplazar.

Por ejemplo, una nueva correa serpentina puede costar entre $ 25 y $ 80, mientras que puede gastar entre $ 150 y $ 600 en una nueva bomba de dirección asistida sin los costos de mano de obra.

Preguntas frecuentes sobre por qué es difícil girar el volante

¿Con qué frecuencia debo reemplazar el líquido de la dirección asistida?

La respuesta a esta pregunta depende de a quién le pregunte, ya que algunos expertos de la industria automotriz afirman que el fluido debe reemplazarse en intervalos de dos años, mientras que otros dicen que no es necesario hacerlo con más frecuencia que una vez cada 75.000 a 100.000 millas. .

¿Puedo conducir mi automóvil aunque el volante sea difícil de girar?

Sí, puede, pero debe tener en cuenta que puede poner en riesgo su vida, ya que no podrá reaccionar a las condiciones de la carretera con prontitud.

¿Puede un neumático desinflado dificultar el giro del volante?

Sí puede. Una llanta desinflada o desinflada hará que su vehículo gire hacia un lado, lo que hará que sea más difícil girar el volante. La presión de aire en todos los neumáticos debe estar al mismo nivel para que su vehículo pueda funcionar con normalidad.

¿Cuándo es el momento adecuado para reemplazar la cremallera de dirección?

Las cremalleras de dirección se desgastan rápidamente y deben reemplazarse después de 75.000 a 100.000 millas. Sin embargo, el momento adecuado para reemplazar la cremallera de dirección de su vehículo puede llegar mucho antes, dependiendo de la rapidez con que aparezcan los primeros signos de deterioro.

Conclusión

Incluso la más mínima dificultad para girar el volante es motivo de alarma, ya que indica que una o más partes del sistema de dirección no están funcionando correctamente.

Ignorar los problemas que dificultan el giro del volante puede ser peligroso, ya que es probable que empeoren.

Detectar las razones más comunes de la rigidez del volante no es demasiado difícil, porque solo hay algunas de ellas. El bajo nivel de líquido de la dirección asistida es probablemente el problema más común que crea dificultades al girar el volante.

Sin embargo, una bomba de dirección asistida defectuosa, una correa serpentina rota o una cremallera de dirección desgastada también pueden dificultar el giro del volante.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a comprender por qué es difícil girar el volante y te haya proporcionado toda la información que necesitas para solucionar este problema. Deje un comentario y comparta sus opiniones con nosotros o consulte nuestra lista de verificación para la compra de automóviles.

Calificar

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Seguro vehicular
Logo
Restablecer la contraseña