Cómo probar si la junta de la cabeza está quemada (7 sencillos pasos)

Cómo probar si la junta de la cabeza está quemada (7 sencillos pasos)

Hay pocos problemas más notorios que una junta de culata quemada. No solo pueden ser costosos y lentos de reemplazar, sino que también son conocidos por fallar.

Pero, ¿cómo sabe si tiene una junta de culata quemada o si el problema está relacionado con otra cosa? Lo guiaremos a través de todo lo que necesita saber para probar una junta de culata rota en esta guía completa.

¿Qué hace su junta de cabeza?

Su junta de cabeza se encuentra entre la cabeza de su motor y la cámara de combustión, y mantiene todos los fluidos en los canales correctos. Esto puede parecer un trabajo bastante simple, pero está tan cerca de la cámara de combustión que queda expuesto a mucha fuerza y ​​movimiento.

Además, si los sellos comienzan a fallar, se encontrará con una letanía de problemas que pueden provocar más daños en el motor. Puede parecer un componente simple, pero tiene un trabajo crítico.

Cómo probar su junta de cabeza

Las dos formas más sencillas de probar la junta de la cabeza es comprobar el aceite y el escape. Pero si bien esas pueden ser las formas más fáciles, no son las únicas cosas que puede verificar para confirmar. A continuación, destacamos las siete formas más efectivas de probar si tiene una junta de culata quemada:

1. Revise el aceite de su motor

Una de las formas más fáciles y efectivas de comprobar si tiene una junta de culata quemada es echar un vistazo al aceite de su motor. Puede verificarlo tirando de la varilla medidora, pero si está cerca de necesitar un cambio de aceite, es mucho más efectivo drenarlo de la sartén y mirar.

El aceite de motor mezclado con refrigerante es indicativo de una junta de culata quemada. Sabrá que está mezclado si ve un color lechoso en su aceite en lugar del color marrón/negro del aceite usado. Cuanto más refrigerante haya, más lechoso será el color.

2. Revise su escape

Humo blanco del escape

Si observa su escape y hay mucho más humo de lo normal, eso podría significar que tiene una junta de cabeza quemada. Sin embargo, hay algunas cosas que debe tener en cuenta al diagnosticar el exceso de escape.

Primero, a medida que baja la temperatura exterior, puede esperar más gases de escape que durante los meses más cálidos. Esto es completamente normal y no indica una junta de culata quemada.

En segundo lugar, debe buscar humo blanco excesivo si tiene una junta de culata quemada, ya que este es el color que quema el refrigerante si ingresa a la cámara de combustión. Finalmente, siempre debe tener un exceso de humo para que el problema sea una junta de culata quemada.

Si la cantidad de humo de escape fluctúa después del calentamiento o en días diferentes, es probable que el problema no sea una junta de culata quemada.

RELACIONADO: 6 causas de que el automóvil sople humo blanco del escape

3. Revise sus bujías

Bujía de aceite

Un signo revelador de una junta de culata quemada es aceite o refrigerante en las bujías. Si bien esto no es tan fácil de ver como el aceite o el escape, es una forma infalible de diagnosticar el problema.

Simplemente tire de las bujías y mire cada una con cuidado. Si nota algún residuo de aceite o refrigerante en la punta de la bujía, eso significa que tiene un problema y probablemente se trate de una junta de culata quemada.

4. Revisa el radiador

Tapa del radiador abierta

Hay algunas cosas diferentes que puede buscar al revisar su radiador. Primero, una junta de culata quemada dejará entrar aire en el sistema de enfriamiento, lo que hará que el radiador tenga una mezcla caldosa/espumosa.

Además, el aceite y el combustible podrían estar mezclándose en el sistema. Si eso sucede, tendrá una mezcla de color lechoso cuando revise el radiador.

5. Revise su refrigerante

Tanque de desbordamiento de refrigerante

Su refrigerante es un sistema sellado, lo que significa que lo que pone en su sistema debe permanecer allí. Y aunque los niveles pueden fluctuar ligeramente debido a las diferencias de temperatura y presión, en su mayor parte deberían permanecer iguales.

Por lo tanto, si descubre que debe seguir agregando refrigerante al sistema pero no hay una fuga visible, es muy probable que su refrigerante se dirija a algún lugar que no debería dentro de su motor. Si tiene demasiado humo, está entrando en la cámara de combustión, y si tiene un aceite de color lechoso, está entrando en los canales de aceite.

Además, al igual que su aceite puede cambiar de color si se mezcla con el refrigerante, si hay aceite en el depósito de refrigerante, notará un color espumoso/lechoso que indica que tiene un problema.

Si sale humo del depósito de refrigerante cuando la tapa del refrigerante está apagada, también puede significar que la compresión está entrando en el sistema de refrigeración. Esto también se puede probar con un probador de escape.

6. Ejecute una prueba de compresión

Test de comprensión

Si bien esta es una de las pruebas más complicadas de ejecutar, también es una de las más efectivas. Necesitará algunas herramientas especiales para hacer el trabajo y también tendrá que sacar las bujías. Cuando tire de las bujías, asegúrese de echarles un vistazo para comprobar si hay residuos de refrigerante o aceite.

Notarás una caída en la compresión en la cámara de combustión afectada si tienes una junta de culata quemada. Esto se debe a que el cilindro nunca se puede sellar por completo y el exceso de presión se escapará.

Sin embargo, las fugas pequeñas pueden ser muy difíciles de notar con este método.

7. Verifique si hay fugas

Fuga de aceite

Si bien la mayoría de las personas saben que una junta de culata quemada puede enviar fluidos a otras partes de su motor, es menos conocido que las juntas de culata quemadas pueden provocar fugas externas.

Se trata de dónde está la fuga. Si está hacia el exterior de la junta de la cabeza, tendrá líquido goteando por el exterior de su motor en lugar de ir a diferentes pasajes.

Esto puede hacer que salga humo del motor si se acumula y se quema antes de llegar al suelo. O, si llega al suelo, debería notar que el líquido se acumula debajo de su vehículo.

Este fluido puede ser refrigerante o aceite, y la única forma de diagnosticarlo como una junta de culata defectuosa es rastrearlo hasta el origen de la fuga. Si encuentra que proviene de la junta de la cabeza, ¡ha encontrado su problema!

CONSEJO ADICIONAL

La forma más fácil de determinar si el refrigerante se está filtrando al aceite o a las cámaras de combustión es usando una herramienta de presurización del sistema de enfriamiento.

Simplemente conéctelo y déjelo presurizar durante 10 minutos. La presión debe ser estable ya que el sistema de refrigeración debe estar sellado. Si la presión está cayendo, se está filtrando principalmente en el aceite o en los cilindros.

Retire las bujías y compruebe si hay signos de refrigerante en los cilindros. Además, revise la varilla medidora para ver si hay signos de refrigerante en el cárter de aceite.

Puedes usar esta herramienta para este propósito:

Calificar

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Seguro vehicular
Logo
Restablecer la contraseña