4 síntomas de una fuga de piñón y cremallera (y costo de reparación / reemplazo)

Para el automovilista promedio, pocas circunstancias son tan frustrantes como las que rodean la repentina aparición de residuos aceitosos en el camino de entrada. Esto, por supuesto, es el signo revelador de una fuga de líquido, lo que indica que su vehículo está experimentando un problema mecánico de un tipo u otro. Sea como fuere, uno debe determinar de dónde se originó la fuga recién descubierta.

¿Está buscando un buen manual de reparación en línea? Haga clic aquí para las 5 mejores opciones.

Cuando la mayoría piensa en una mancha de aceite en su camino de entrada, imaginan una fuga de aceite de motor, que gotea del motor de su vehículo, en el asfalto de abajo. O tal vez, en su lugar, le viene a la mente una fuga de líquido de transmisión. Si bien estas dos fuentes potenciales merecen una inspección adicional, la verdadera fuente de tal fuga podría ser otra cosa completamente distinta.

Al intentar determinar la fuente de una fuga de aceite recientemente identificada, pocos prestan mucha atención al sistema de dirección asistida de su vehículo. Más específicamente, pocos automovilistas reconocen la tendencia de la cremallera y el piñón de un vehículo a tener fugas con la edad. Los problemas de esta naturaleza no solo son agravantes, sino que son sorprendentemente comunes.

Siga leyendo para obtener más información sobre las fugas de piñón y cremallera, así como sobre cómo proceder, en caso de que su vehículo experimente problemas similares en el futuro.

Signos de una cremallera y piñón con fugas

Hay una serie de síntomas reveladores que a menudo acompañan a la aparición de una fuga de piñón y cremallera. Si bien no todos estos síntomas estarán presentes en todos los casos, son lo suficientemente frecuentes como para justificar su mención.

A continuación, se enumeran algunos de los síntomas más comunes asociados con una cremallera y un piñón con fugas.

# 1 – Manchas aceitosas en el camino de entrada

El líquido de la dirección asistida se acumula rápidamente a lo largo de la parte inferior de la carrocería de cualquier vehículo con una fuga activa de piñón y cremallera. Este aceite se adhiere no solo a la cremallera y el piñón, sino a cualquier componente cercano sobre el que se sopla. Luego, cuando un vehículo está estacionado, la gravedad deposita este líquido de dirección asistida en la superficie del camino de entrada o estacionamiento debajo.

Por lo tanto, la aparición repentina de manchas aceitosas en el camino de entrada sirve como un indicador confiable de que algo anda mal. Si bien es posible que una cremallera y un piñón con fugas no sean los culpables, vale la pena inspeccionarlo más de cerca.

# 2 – Necesidad frecuente de completar el líquido de dirección asistida

líquido de dirección de baja potencia

A medida que se pierde líquido de dirección asistida a través de una junta de piñón y cremallera con fugas, el nivel de líquido dentro del sistema de dirección asistida se agota. La velocidad a la que se agota este líquido depende directamente de la gravedad de la fuga en sí.

En algunos casos, el líquido puede filtrarse gradualmente en el transcurso de meses. En otros casos más graves, la pérdida de líquidos puede ocurrir de manera mucho más abrupta.

Si nota que el líquido de la dirección asistida parece más bajo de lo normal durante el servicio de rutina, será necesario realizar una inspección cuidadosa de la cremallera y el piñón de su vehículo. Esto es especialmente cierto si nunca ha notado una condición de líquido bajo en el depósito de líquido de la dirección asistida de su vehículo en el pasado.

# 3 – Ruidos inusuales al girar

ruido extraño del motor

Otro síntoma potencial de una fuga de piñón y cremallera es el ruido audible que se produce al girar de una dirección a la siguiente. Este sonido a menudo se describe como un zumbido o gemido, y generalmente es causado por una pérdida excesiva de líquido de la dirección asistida.

Esta pérdida de líquido hace que el sistema de dirección asistida se airee, dando lugar a una serie de síntomas inusuales.

Esta desaparición del líquido de la dirección asistida puede ocurrir en múltiples puntos del sistema. Si bien se puede purgar el fluido de las mangueras dañadas o una bomba defectuosa, la cremallera y el piñón también son sospechosos. Una inspección cuidadosa de la cremallera y el piñón lo ayudará a delimitar su búsqueda.

# 4 – Dirección dura

el volante tiembla

En ciertos casos, la dirección de un vehículo se verá afectada negativamente en caso de una fuga de piñón y cremallera. Esto generalmente ocurre cuando se ha escapado una cantidad excesiva de líquido del sistema, lo que permite que se produzca la aireación.

Tales dificultades pueden incluso ir acompañadas de un zumbido o lloriqueo notable, como el descrito anteriormente.

En algunos casos, la dirección normal se puede restaurar simplemente llenando el líquido de dirección asistida de un vehículo. Sin embargo, en casos más graves, es posible que la dirección no muestre una mejora notable, especialmente si se ha producido un sobrecalentamiento debido a períodos prolongados de funcionamiento en ausencia de abundante líquido.

En tales casos, solo un reemplazo completo del sistema de piñón y cremallera de un vehículo solucionará el problema en cuestión.

Causas comunes

La falla del sello es la causa más importante de fugas en la cremallera de la dirección asistida. Esto se debe al hecho de que la cremallera y el piñón de un vehículo están sometidos a una presión hidráulica extrema, lo que presenta una gran oportunidad para que se produzcan fugas.

En pocas palabras, la más pequeña de las imperfecciones en cualquiera de los sellos de un piñón y cremallera permitirá que el fluido presurizado se filtre en abundancia.

El conjunto de piñón y cremallera típico presenta tres sellos principales, uno en la unión de entrada del eje de dirección y uno en cada extremo exterior del conjunto. Se sabe que cada uno de estos tres sellos tiene fugas en ciertos escenarios, especialmente con la edad y el desgaste típico.

A medida que pasa el tiempo, la composición de caucho de un sello comienza a deteriorarse. Este deterioro a menudo se manifiesta como podredumbre seca y agrietamiento. Los sellos de goma también pueden secarse y encogerse, lo que genera preocupaciones sobre el desmontaje.

En cualquier caso, la verdadera magnitud de dicho daño se revela rápidamente cuando se expone a líquido de dirección asistida a alta presión.

¿Es seguro conducir con piñón y cremallera con fugas?

conductor asustado

No es recomendable conducir con una cremallera y piñón con fugas, ni se considera seguro hacerlo. La cremallera y el piñón juegan un papel fundamental en el funcionamiento del sistema de dirección asistida de un vehículo. Por lo tanto, cualquier problema grave relacionado con el piñón y la cremallera puede resultar bastante agravante, si no peligroso.

Cualquier fuga de fluido del piñón y cremallera de un vehículo presenta el riesgo de una eventual falla de la unidad. A medida que se pierde líquido, se reduce la potencia hidráulica dentro de la cremallera y el piñón. Esto hará que la dirección de un vehículo se endurezca, lo que requerirá que se ejerza una fuerza adicional sobre el volante para negociar los giros.

La pérdida de fluido también puede causar un sobrecalentamiento de la cremallera y el piñón, lo que a su vez puede provocar una falla completa de la cremallera y el piñón. Esto plantea síntomas similares a los mencionados anteriormente, ya que se pierde toda la dirección asistida hidráulicamente. Una falla de esta naturaleza también requerirá un reemplazo completo de la cremallera / piñón.

El principal peligro al conducir un vehículo con una cremallera y un piñón con fugas es que una pérdida repentina o inesperada de la dirección asistida puede representar un riesgo enorme para la seguridad, especialmente si esto ocurriera a velocidades de autopista.

Si un automovilista no posee la fuerza para conducir manualmente su vehículo, es probable que ocurra un accidente como resultado de esta situación.

Reparación vs reemplazo

costo de reemplazo de piñón y cremallera

En la gran mayoría de las situaciones, resulta mucho más económico reemplazar un conjunto completo de piñón y cremallera, en lugar de intentar reparar fugas de fluido individuales dentro de la propia unidad.

Si bien esto puede parecer contradictorio al considerar el precio de compra de un piñón y cremallera nuevo, este gasto a menudo es superado por los costos de mano de obra asociados con la reparación del piñón y cremallera.

Por lo tanto, el costo real del reemplazo de piñón y cremallera, en comparación con la reparación de piñón y cremallera, es relativamente similar.

Teniendo esto en cuenta, es razonable suponer que sería mejor comprar un piñón y cremallera completamente nuevos en lugar de simplemente reparar su ensamblaje antiguo, si hay poca o ninguna diferencia apreciable en el precio.

Además, una cremallera y piñón recién comprados generalmente vendrán con una garantía, mientras que es poco probable que una cremallera reparada esté cubierta por dicha póliza. Esto, en sí mismo, tiene un valor sustancial y le brinda tranquilidad adicional.

Los precios promedio de reemplazo y reparación de piñón y cremallera son los siguientes.

  • Reparación de piñón y cremallera: $ 500- $ 1200
  • Reemplazo de piñón y cremallera: $ 750- $ 1.800

¿Un producto de “detención de fugas” arreglará la fuga?

Productos para fugas de dirección asistida

En general, los productos para «detener fugas» orientados a la dirección asistida, como los de Lucas o BlueDevil, sirven como una curita para problemas mucho mayores. Los productos de esta naturaleza rara vez reparan una fuga en la dirección asistida, en lugar de eso, brindan un alivio temporal de la pérdida de líquido en el mejor de los casos. Por lo general, una fuga volverá a su estado anterior en cuestión de días o semanas.

Esto se debe al hecho de que el fluido dentro de una potencia El sistema de dirección circula a alta presión. Como resultado, es casi imposible detener tal fuga, por cualquier otro medio que no sea mediante el reemplazo completo de la unidad.

Esto puede ser bastante agravante, ya que el reemplazo de piñón y cremallera tiende a ser bastante laborioso y costoso de completar. Incluso un conjunto de piñón y cremallera en sí mismo no es un componente barato de comprar.

Aunque el uso de detener fugas está lejos de ser una solución permanente, estos productos tienen sus usos específicos. En teoría, se puede emplear el uso de un freno para fugas para gestionar temporalmente una fuga de este tipo hasta que se pueda realizar una reparación real. Sin embargo, es poco probable que esto sirva como una respuesta permanente a sus problemas mecánicos.

Calificar

Jack Tamiko

Jack Tamiko

Ingeniero Mecánico y apasionado de los autos. Todo lo que se, le debo a mi padre que me enseño en su pequeño taller mecánico. Comparto mi pasión a través de este blog. “Trato de vivir al limite, cada día”.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Seguro vehicular
Logo